martes, 20 de diciembre de 2011


A veces, sólo a veces, pareciera que alguien levantara la mirilla y observara tus anhelos,
y supiera de tu confusión, de tu desesperanza.
 Creemos que nuestra desazón es única, porque en esa deriva que nos encontramos,
 magnificamos los sentimientos.
 Entonces un pequeño detalle, como un cuento, un relato, te abre los ojos y te hace ver que las emociones,
 las alegrías y las tristezas, son universales,
 que siempre otro experimento lo que tú, y que aún así la humanidad continúa,
 y eso te hace sentir más humano, menos sólo.
 La alegría compartida es más alegría y la pena compartida es menos pena, ...... 
aunque sólo sea en el momento de leer el relato...



1 comentario:

  1. Ya echaba de menos tus inspiradoras entradas...
    Genial, como siempre.

    ResponderEliminar